Monterrey peatonal

Este fin de semana, se comprobó que la ciudad se puede caminar, puede ser tomada y el espacio para los autos puede ser reducido sin que se colapse. El cierre de diferentes avenidas y la ocupación de espacios simbólicos, fueron las acciones que, con un poco de planeación previa y bastante voluntad política, demostraron que un mejor Monterrey es posible. La participación de la ciudadanía fue el elemento básico para que todo sucediera, lo interesante, es que el aprovechamiento de las calles para quienes no tienen auto, no fue el objetivo de ningunas de las actividades que a continuación describo:

Los guadalupanos.

Cada año en todo México, se celebra el 12 de Diciembre a la virgen de Guadalupe, lo que congrega a la mayoría de los católicos a los templos que llevan su nombre. En Monterrey contamos con una Basílica en la Colonia Independencia, donde cada diciembre, convergen miles de personas que llegan desde diferentes puntos de la Zona Metropolitana, caminando. Aunque hay cierto disgusto de parte de los conductores, las peregrinaciones cuentan con apoyo municipal para su seguridad y se registran para no empalmarse en el santuario. A todas horas se pueden ver desfilar por las calles los contingentes de católicos con adultos, niños, personas de la tercera edad, personas con discapacidad y todo tipo de matachines, que llegan caminando o bailando al primer cuadro de la ciudad. Tardan algunas horas, pero el hecho de desplazarse caminando, es una demostración clara de que con los motivos convenientes, los municipios encuentran la coordinación necesaria para salvaguardar la integridad de los peatones, sin importar la hora o el recorrido.

 

Los deportistas

Monterrey es una ciudad que se ha destacado por impulsar el deporte de diferentes formas, desde la existencia del Centro Estatal de Alto Rendimiento, a la organización de la reciente Universiada Nacional. Entre las actividades que impulsa la ciudad, se encuentra el Maratón de Monterrey, que abarca 42,2 km desde el Parque Fundidora, llegando al municipio de San Pedro. Algunas de las principales avenidas fueron cerradas la mañana y parte de la tarde del domingo para que corredores de todas las edades y de diversas ciudades, tomaran las calles corriendo, demostrando su capacidad deportiva. Hubo automovilistas indignados, pero el evento se realizó sin ningún percance y con la colaboración de autoridades para garantizar que los atletas sólo tuvieran que concentrarse en terminar el reto.

 

Los tigueres

Aficionados que encontraron en la victoria de los Tigres de la UANL en la final de la Liga MX una razón para celebrar, salieron a las calles a cantar, gritar y manifestar de cualquier manera a su alcance, su felicidad y orgullo futbolero. Llegaron a la Macroplaza , algunos incluso antes del partido, para apoyar a su equipo, con el resguardo correspondiente de agentes de seguridad que facilitaron que amaneciéramos sin ningún incidente serio, aunque con un montón de basura en las calles. Su intención no era demostrar ningún tipo de fuerza ciudadana, aunque su presencia en el espacio público fue suficiente razón para que autoridades improvisaran velando por la seguridad de los peatones con el cierre de algunas calles principales en el centro. Automovilistas a velocidades moderadas y peatones compartieron la celebración en el primer cuadro de Monterrey sin poner en peligro sus vidas, como sucede en días regulares, pero no fue por la presencia de autoridades, si no porque un sentimiento los unía en el mismo espacio, y esa era razón suficiente para respetarse entre sí, porque compartir un territorio o simplemente la necesidad de respeto entre las personas no es razón suficiente para considerar la integridad de los demás al desplazarse por la ciudad.

 

Probablemente ninguno de los que fueron partícipes de estos eventos, tome conciencia de que su presencia demostró que Monterrey se puede caminar (o correr) sin peligro, o tal vez sí. Si se exige que las autoridades tengan esta misma voluntad el resto del año, se podría lograr un mejor entorno para convivir en el espacio público, sin necesidad de estar a la defensiva o pidiendo perdón a automovilistas por “estorbarles” en la calle. Tomemos estos hechos como referencia futura para cuando no haya disposición de las autoridades para salvaguardar a quienes caminan, pues no se necesita una grandísima inversión (de inicio) para caminar dignamente, sólo es cuestión de observar y darnos cuenta de que las condiciones actuales no son las adecuadas, pero sí se pueden cambiar.

Ana Rodríguez

 

 

Anuncios

2 comentarios en “Monterrey peatonal

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s